Aunque muchos de vosotros no lo sabréis, nací en un pueblo cacereño de algo más de 15.000 habitantes, rondando casi la década de los ochenta. Navalmoral de la Mata fue testigo de mis primeros años de vida, pero mis vínculos con la Costa Blanca y con el municipio de Calp, donde resido y tengo el honor de ser alcalde, marcan mi camino desde hace ya muchos años. Fue aquí en la provincia de Alicante donde me licencié en Sociología y también donde despertó mi pasión por la política a una edad temprana.

 

Mi trayectoria pública se ha desarrollado a lo largo de diversas etapas en las que he ocupado distintas responsabilidades y he aprendido los valores de superación, sacrificio y cooperación. Ahora mi prioridad política la conforma la Diputación de Alicante, como máximo representante del Gobierno Provincial, y la alcaldía de Calp, dos cargos que ostento con gran responsabilidad, intenso trabajo y muchas gratificaciones.

 

Para conocerme un poco mejor y dejando de lado la faceta más pública, os diré que en mi tiempo libre me apasiona hacer senderismo y perderme por los muchos rincones naturales que tiene nuestra provincia. Soy un férreo defensor del medio ambiente, porque creo que es el mejor legado que podemos dejar a nuestros hijos y amante de los animales. Además, asiduamente leo poesía y ensayos, así como libros de mi autor de cabecera, Gabriel García Márquez. Desconecto viendo series en inglés, entre las que me he enganchado a ‘The Knick’, o escuchando música en el coche a través de Spotify. Pero lo que realmente me hace feliz y ocupa mis momentos más intensos es mi hija Lara.

 

Con esta pequeña pincelada sobre mí, me acerco a vosotros a través de esta ventana abierta que espero nos sirva de nexo de unión e intercambio de ideas, sugerencias y experiencias. Porque si hay una máxima en mi vida pública, esa es que las personas constituyen el centro de mi acción política, con la que siempre persigo mejorar su bienestar y calidad de vida.