“Se lo he prometido”

“Se lo he prometido”

Hace un tiempo coincidí en un acto al que asistí como presidente de la Diputación de Alicante con un agricultor que, con mucha razón por su parte, me exponía su indignación ante el hecho de que la provincia de Alicante está padeciendo el tercer año de sequía agudizada, mientras en otras provincias y comunidades disponen de reservas hídricas capaces de abastecer sus comarcas y de compartirla con otros territorios escasos en este bien tan preciado. “Al final no vamos a poder ni cultivar piedras”, me dijo. Este hombre, que ha dedicado toda su vida a la tierra, heredada de su padre, quien a su vez la tomó del suyo, y así varias generaciones precedentes, se lamentaba de lo duro que es un trabajo que no entiende de festivos en el calendario, ni de horario fijo. Además, con la traba impuesta por la propia naturaleza de privar de agua sus cosechas. Un problema que, afortunadamente, tiene solución. Y esa solución pasa por la solidaridad entre territorios y por los trasvases entre cuencas excedentarias. Por desgracia, en nuestra provincia escasea el agua y muchos de nuestros agricultores pasan penurias ante esta situación, pero también se necesita en cantidad y calidad para garantizar el consumo humano en nuestros municipios, especialmente durante los meses estivales, cuando muchos de ellos duplican su población.

El agua es una fuente vital de salud, prosperidad y bienestar. Sin agua no tendríamos agricultura, pero tampoco industria, ni comercio, ni mucho menos turismo. Porque el agua es garantía de progreso, sinónimo de desarrollo y de creación de puestos de trabajo pero, fundamentalmente y por encima de todo, es energía y elemento esencial de vida.

En materia hídrica debemos trabajar por conseguir la paridad entre territorios y, por ello, tal y como le prometí a este agricultor y a todos los que representa,  defenderé siempre y desde cualquier tribuna los trasvases, porque permiten democratizar un bien que es de todos los españoles y porque, apelando a la solidaridad entre cuencas, facilitar los flujos de agua de donde más hay a donde más se necesita se convierte en un deber patriótico que no tendría que generar controversia alguna.

Hoy, ‘Día Mundial del Agua’, que este año conmemoramos bajo el lema “El agua y el empleo”, debe servirnos para reivindicar, analizar y debatir la manera más óptima de potenciar nuestros recursos hídricos en el futuro. Porque el acceso al agua es un derecho universal, del que no podemos privar a ningún ser humano, y así me gustaría transmitírselo a todos los ciudadanos de la provincia cuyo trabajo, desarrollo y calidad de vida depende de ello.  Porque en materia hídrica sólo es válida la fórmula del consenso y el diálogo a la hora de construir políticas nacionales y locales coordinadas. Porque apelar al compromiso, a la sensatez y a la responsabilidad está en nuestras manos.

 

                                                   César Sánchez Pérez
Presidente de la Diputación de Alicante

Comparte en las redes sociales Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone