“La quijotesca propuesta del Consell”

Perplejidad, indignación, rechazo y, sobre todo, agresión a los intereses turísticos de la provincia. Si ésta fuera sólo mi impresión, podría incluso asumir mi propio descontento, pero cuando lo que se ataca es al sector más productivo de nuestros municipios, cuando los empresarios alzan una sola voz en contra, cuando la patronal hotelera de la Costa Blanca clama al cielo ante tal despropósito, no puedo ni debo callarme. La quijotesca propuesta del Consell de imponer una tasa turística a partir del próximo año no pasa por ser solamente una broma de mal gusto, sino mucho peor, un disparate de consecuencias imprevisibles que atacará de forma directa al corazón de nuestra economía, al epicentro del desarrollo y el bienestar de nuestros ciudadanos, el turismo.

Es un error querer aplicar más cargas impositivas a un sector que desde hace años ejerce de locomotora de nuestro progreso. Y también lo es aplicar un decreto en materia turística que no persigue coordinar a todos los agentes e instituciones implicadas, sino imponer a la fuerza criterios y decisiones que solo compete a los empresarios turísticos de la provincia, verdaderos conocedores de nuestras necesidades y potencialidades. Por ello desde el Gobierno Provincial hemos presentado un recurso jurisdiccional contencioso-administrativo frente a esta medida que atenta contra la autonomía local y provincial y contra nuestra identidad. Parecen más ideas surgidas de la improvisación que de un análisis exhaustivo y concienzudo de quien se supone debe procurar el interés de todos los valencianos en las tres provincias que integran la comunidad. No aceptamos experimentos cuando lo que está en juego es el empleo de miles de ciudadanos.

¿Tan difícil es sentarse en una mesa con todos los agentes implicados, buscar el consenso y el acuerdo y trabajar en una misma línea, siempre en igualdad de condiciones y en cuotas de paridad, para lograr el beneficio común? A veces pienso que soy algo utópico, pero prefiero aferrarme a mi ilusión de conseguir una sociedad más feliz y con calidad de vida que conformarme con una realidad que no elegimos, sino que nos quieren imponer a la fuerza.

Como alicantino, como alcalde de un municipio tradicional y eminentemente turístico y como presidente de Gobierno Provincial rechazo de manera contundente y frontal estas medidas sinsentido, cuya aplicación revertiría negativamente en la ocupación hotelera, en la llegada de nuevos turistas o en los ingresos y desarrollo de nuestra tierra. Alto y claro digo NO a los decretos, NO a las imposiciones clientelares y NO a la tasa turística.

 

                                                   César Sánchez Pérez
Presidente de la Diputación de Alicante

Comparte en las redes sociales Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone